FRAGMENTO DE LA ENTREVISTA A HENRI SEÜR

LOS BRAVOS (Abril 2010)

 

POR

GUZMÁN ALONSO MORENO

 

 

Foto del archivo de Marisa Segura

 

1. Cuando los medios de comunicación informan en España de que eres el nuevo cantante de Los Bravos lo hacen presentándote como un hombre enteramente internacional; nos dicen que eres hijo de madre de Madagascar y de padre francés (alguna revista dice que eres de padre holandés) y que desde muy joven has trabajado con diversas estrellas como Sylvie Vartan, Joel Daydé, con el que has tocado el bajo, o The Foundations, de los que has sido road manager. ¿Cuéntanos, por favor, cómo fueron estas primeras experiencias y cómo influyeron en tu formación musical y como vocalista?

 

Efectivamente mi origen es francés por parte de padre y de Madagascar por parte de madre. Mi padre nació en París, como yo, procedente de ascendencia alsaciana y germana. Mi madre es la descendiente directa del primer rey de Madagascar
(ANDRIANAMPOINIMERINA I) ¡y su origen es claro!... Este país es multiétnico, malayo-polinesio, "vía de las islas MARQUISES”.

 

Mi madre fue una de las primeras mujeres  en tener certificado de estudios y carnet de conducir, cosa que en su época era algo raro; hoy tiene 96 años y sigue con buena salud gracias Dios.

 

Pasé mi infancia en las colonias francesas ya que mi padre era  admimistrador en estas y he vivido en Madagascar, Polinesia, Wallis y Futuna, cerca de Tonga en Vietnam, Somalia francesa, Djibouti, y Costa de Marfil, adonde murió mi padre de la fiebre amarilla cuando yo tenía 9 años. En aquel momento me encontraba pensionado en Suiza con los Monks para llevar a cabo mis estudios hasta los 12 años.

 

Mis influencias musicales empezaron siendo muy joven. Yo oía la música que escuchaban mis hermanos mayores, Jean Louis y Marilyse. Jean Louis tenía quince años más que yo y Marilyse 10.  Ambos eran estudiantes y escuchaban muchos tipos de jazz: new orleans (Sydney Bechet, Louis Armstrong); bee bop (Chet Baker, Art Blakey, Miles Davies…); big band (Erroll Gardner, Count Basie, John Lewis…); y modern jazz (Wes Montgomery, Dave Brubeck, Modern Jazz Quartet, Thelonious Monk, Y algo como Sarah Vaugh, Ray Charles…). Yo cantaba o más bien parodiaba temas como “Blue march”, “Always”, “Blue rondo a la turc”, “Jericho”, “Caravan”, o “Misty”. En fin, era un pequeñito chico que no escuchaba las novedades de la época. Hasta que un día, (febrero de 1959), estando en un campo de vacaciones en los Alpes, durante las “classes de neige”, cerca de Chamonix, recuerdo que los chicos mayores estaban escuchando a Los Shadows. Me quedé absolutamente como loco al oír aquellas guitarras eléctricas. De esta manera empezó verdaderamente mi camino hacia la música rock; escuché más tarde a gente como Little Richard, Cliff Richard, Buddy Holly, Gene Vincent…

 

Así que puedo decirte que mi CAMINO ha sido al revés que muchos músicos de hoy, que empezaron haciendo rock para dedicarse después al jazz-rock, free-jazz, afro-jazz, acid-jazz, etc. Actualmente no escucho o escucho muy poco jazz por una razón muy personal: el gusto por la elucubración y la comida de coco que muchos se hacen. Todavía tengo bastantes amigos que tocan jazz y saben de qué hablo y por qué.  

 

Pero sigo. Mi entrada en el mundo de la música dio comienzo cuando pasé a cantar en la coral de los boys scouts (les coeurs vaillants) ¡Ah! ah! ¡Era solista y mi madre lloraba cada vez que yo hacía el "Tableau"… Bueno, a partir de ahí comencé a  cantar con un grupo de mi barrio en París; la madre de mi mejor amigo era guardiana de la casa de “pianos Steinway" en la Rue de Lisbonne y ensayábamos  allí con otros dos músicos. El grupo se llamaba  The Robberts e hicimos algunas apariciones  tocando a petición de los curas y después del partido comunista de St. Ouen. En verdad no teníamos afiliación a ninguna de estas organizaciones pero al final cobramos 10.000 francos de aquella época (1964), que eran como mil pesetas. Yo tenía  14 -15 años, no me acuerdo bien, pero esos 10.000 francos ¡eran un pastón para invitar a nuestros amigos y AMIGAS al restaurante!....

 

Luego dio comienzo mi vida de bohemio y experiencia con mi verdadera primera banda: HARRY and The TOMBS: nos gustaban todas las influencias rockeras  como Chuck Berry, Eddy Cochran, Freddy King, The Zombies, Them, Los Bravos, Procul Harum, The Foundations, Wilson Pickett, Jimi Hendrix, etc.

 

Pero como pasa con todos los grupos, nos quedamos solos el batería y yo, hasta que el batería también se marchó. Entonces encontré otro batería más conveniente al nuevo estilo que quería para el grupo, más en la onda de Jimi Hendrix, Cream… En aquella época compré “Black is black” y “Bring a little lovin´”, de Los Bravos; era un fan de ellos porque eran españoles, les veía algo diferentes de los grupos ingleses y británicos.

 

Después de los típicos recorridos de un grupo pequeño como el nuestro, me fui a vivir a Toulouse  en 1969, donde cantaba con otro grupo de estilo psicodélico que se llamaba Jimi White Association. La onda era: Iron Butterfly, Electric Prunes… Estuve con los Jimi White Association hasta que me encontré con un gran guitarrista francés, de origen español, hijo de refugiados de la guerra civil española de 1936: Claude Olmos. Él había tocado entre otros con Percy Sledge y Memphis Slim y me propuso montar un nuevo grupo. Teníamos una compañía discográfica (BYG Records) que iba a invertir bastante dinero a fin de que pudiéramos ensayar seis meses. Nos pagaban a cada uno del grupo un sueldo de 5.000 francos al mes de aquella época y todo lo que necesitábamos; vamos, que el sueño llegó, se hizo realidad.  El grupo se llamó "COEUR MAGIQUE"  y el álbum que grabamos, Wakan Tanka[1], sigue considerándose hoy en Francia como una referencia principal dentro del Rock Progresivo. El prestigio que alcanzamos con Wakan Tanka fue  fatal para nosotros: tuvimos encima la mirada de toda la profesión, las cabezas sin darnos cuenta  se nos hinchaban de engreímiento… Al cabo de un año nos separamos; el resto del grupo acompañó a Sylvie Vartan y luego a Johnny Hallyday, y yo me fui por primera vez a Londres para grabar un disco con la compañía Barclay, la misma que distribuía a Los Bravos en Francia. En este disco, además de Claude Olmos, participaron muchos músicos ingleses, como Terry Ried, Andy Brown, a los que hay que sumar los coros del Joe Cocker de aquella época. En la grabación trabajó Andy Scott, ingeniero de sonido de Pink Floyd. Las canciones salieron con el nombre artístico que he tenido hasta finales de los años 80: Harry Spencer; pero estas canciones, cuyos títulos eran “Cry cry the wind” y “I´m living man”, la verdad es que no tuvieron ningún éxito, ya fuera por mala promoción o por cualquier otro motivo.

 

Claude Olmos, después de acompañar con el resto de Coeur Magique a Sylvie Vartan, y a Johnny Hallyday en sus actuaciones de verano en Francia y otra gira por Japón, se incorporó como guitarrista a Magma, un grupo francés muy de vanguardia, cuyo fundador y batería, Christian Vander había sido amigo mío cuando éramos muy jóvenes, pues vivíamos en el mismo barrio, Les Batignoles, en París 17. Con este grupo sé que Claude grabó algunos álbumes.

 

 

2. En 1973 llegas a España. ¿Cuál es la causa de que vengas a nuestro país y cómo una vez instalado conoces a Toni Martínez?

 

Tras mi experiencia en Inglaterra con el disco, entré como percusionista y también a los coros en la banda de Joel Daydé (quien cantó una versión destacada de Mamy Blue). Pero mi manager firmó un contrato para mí en España por una semana en Benidorm con la discoteca CAP 2000, y resultó que al dueño de esta discoteca le gustaron mis prestaciones, así como las del grupo que me acompañaba y me propuso quedarme hasta el final del verano en las mismas condiciones del contrato inicial. Acabado el verano me fui a Madrid porque un amigo de este dueño de la discoteca me dijo que podría presentarme a algunas personas en la capital.

 

Así es cómo llego a Madrid en septiembre de 1973 y mi primer trabajo fue de relaciones públicas en la discoteca TOPLESS, en Diego de León, que se llamó después "ROCK-OLA" dode empezó "LA MOVIDA". Allí fue donde encontré a Tony Martínez de Los Bravos.  Me lo presentó uno de los camareros de la discoteca que le conocía un poquito. Tony me citó para una entrevista en un estudio para escucharme cantar, diciéndome que era para entrar en otro grupo: Los Pekenikes.

 

En la audición que hicimos, junto con Tony estaban Rafa y Nono. Recuerdo que canté mis temas (2 ó 3) y algo de Joe Cocker, “Feeling all right". Y al final "Black is black", bueno, no completo, pero un trocito de esta canción. No quedaron grabadas estas canciones. Cuando terminé la prueba, solamente les saludé a todos y me fui. Ya sabes, una audición es una audición, quienes te escuchan manifiestan pocas emociones para reservarse sus decisiones; quedan muy cordiales y amables contigo, pero ya está. Así que punto, Tony me dijo únicamente que me llamaría, nada más.

 

Pasadas 2 ó 3 semanas mi situación en la pensión de la calle del Limón era tal que estaban a punto de echarme porque no podía pagar la habitación, pues me habían despedido de mi trabajo por incompetencia. Claro, es que en aquella época no hablaba nada de español... En fin, que la situación estaba fatal para mi  novia y para mí… Y de repente, ¡EL MILAGRO!: recibo un telegrama de Tony diciéndome que si quería el trabajo tenía que verlo en la discoteca TOPLESS durante el programa semanal de Radio Popular de España. Cuando llegué a la puerta él me dijo así: “is not for The Pekenikes the job. It's with Los Bravos. Are you interesting?....”[2]

 

A partir de ese instante ya sabes lo que pasó: el recorrido por todos los medios de comunicación españoles, etc. Empecé dos semanas después, siendo mi primera aparición con Los Bravos en Tafalla, Navarra.

 


 

[1] Este L.P., publicado en 1971, estaba compuesto por siete temas: Pacha; Mademoiselle Marie; Scène de ménage; Le cocotier (partes 1 y 2); Wakan Tanka; y Ellocia. Del álbum  se extrajeron dos singles: “Le cocotier (partes 1 y 2)”, editado en 1970 y “Wakan Tanka/Ellocia”, que salió al público en 1971. Además de Claude Olmos, guitarra, percusión y marimba, y Henry Seür, voz, formaban parte de Coeur Magique: Didier Lessage, bajista; y Laurent Marino, batería y percusión.

[2] El trabajo no es para Los Pekenikes. Es con Los Bravos. ¿Te interesa?